Con las manos en la masa…

¿Alguien ha dicho empanadas?

Entrar en la cocina con la cabeza vacía de ideas y con la intención de comer algo, tampoco tienes un exceso de opciones, pocos ingredientes y la barriga empieza a emitir sus primeros rugidos… grrr grrr, el hambre acecha.

«Aprendemos a cocinar con la cocina de otros… …y en un momento dado, hacemos la nuestra».

Jean-François Trap

Para la masa:

Da igual lo mucho o poco que te guste cocinar y el tiempo que le dediques, siempre habrá una receta que aún no hayas hecho.
En ocasiones tiras de la inspiración que te provoca tu propia gula, otras de las ideas de un libro y en otras como en esta ocasión de que tu amiga te escriba y te diga: “ayer hice unas empanadas con una receta que me dio mi madre, que están espectaculares”, gracias @xikityta y gracias a la mamma Isabel.

En ese momento lo tuve claro, haría esas empanadas.
Primeros pasos, localizar que tengas los ingredientes necesarios, encender el horno y dadle al play a tu lista de canciones favoritas

Empezamos… el primer y fundamental paso es hacer la masa…

En un bol mezclamos la harina y la sal

Añade la bebida vegetal y el aceite.

Con el batidor manual mezclé bien pero seamos sinceros, terminé remangándome para terminar de amasar bien.

Una vez está todo bien amasado, lo dejé hecho una bolita y lo tapé para dejarla reposar unos 30 minutos, lo que finalmente fueron casi una hora, mientras preparé el relleno y recogí un poco todo el lio.

 “Todo llega para el que sabe esperar”

Henry W. Longfellow

Para el relleno:

  • tomate frito casero
  • 1/2 puerro
  • 1/2 cebolla
  • 2 champiñones laminados
  • 1 taza de Heura desmigada
  • 1/2 cta de cúrcuma
  • 1/2 cta de pimentón dulce
  • Sal, pimienta, y aceite de oliva virgen extra

La receta para el tomate frito casero la dejamos para otro día, aunque haciendo click aquí puedes encontrarla

Zanjado el tema del tomate frito, ahora vamos a ocuparnos de rehogar el puerro y la cebolla y cuando casi estén bien dorados, añadimos los champiñones laminados y doramos todo junto, luego déjalo reposar.

Yo uso Heura es mi proteína vegetal favorita, por diversos motivos, el principal es su manejo tan similar a cuando era carnívora y manejaba una pechuga de pollo.

Desmigué la Heura con las manos, una vez descongelada, luego la puse en la sartén con las especias (cúrcuma, pimentón dulce, pimienta, sal y el aceite), la salteé unos min y la mezclé con las verduras que dejé reservadas.

Una vez todo mezclado le sumé el tomate frito y lo dejé apartado.

La música sigue sonando mientras tanto…

Volviendo a poner las manos en la masa y con la encímela bien limpita cortamos la masa en 4 divisiones para facilitar su manejo y con uno de esos trozos la extendemos con un rodillo o sino tienes un vaso de tubo ¡pero cuidado con ejercer mucha presión y cortarte!.

Intentando que quede una lamina fina, corta un circulo, yo empecé usando un molde pero se me hacia demasiado pequeños y decidí utilizar el contorno de un bol y cortar su circunferencia y oye ni tan mal, ¡me quedaron de un tamaño estupendo!

Una vez con la masa recortada en el centro añadí una cucharada del relleno y con cuidado doblé la masa que ayudada de un tenedor sellé, presionando con el tenedor por la unión de la masa, “no hay relleno que se me escape, muhahaha…”

Y cuando este paso lo hagas unas cuantas veces hasta acabar con las existencias de masa y de relleno, llega un momento crítico, tomar una decisión: ¡congelar algunas o zampármelas todas!

Sin problema alguno puedes congelar las que vayas a consumir en otro momento, yo me decidí por hacer algunas mas pequeñitas para Leo, estoy segura que le encantarán.

Las que decidas “jamarte” mételas al horno a 200 grados unos 15 minutos será mas que suficiente. Por cierto, yo suelo siempre usar el ventilador del horno.

Bueno dicho esto, deseo que si decides hacerlas las disfrutes y no olvides también disfrutar del momento de cocinarlas, es un momento en el que para mí, el mundo se para y solo existen notas de música, mientras el color y los olores juegan su parte. Disfruta y ponle amor a lo que cocinas ya sea solo para ti o para toda tu familia, ese amor llegará a la mesa… y ¿sabes qué? nos merecemos mucho amor.

Escrito por

Creadora y vividora en www.Lolatelocuenta.com y @lolasroom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s