Descenso…

Hace algún tiempo cuando escucha aquello de “todo empeora antes de mejorar”, sentía como si un enorme instinto asesino se apoderase de mi con cualquiera a quien le escuchase la frasesita.
No estaba preparada para comprender, para aceptar, para soltar o perdonar y mucho menos para saltar.

En 2012 me destrozaron, no, mejor dicho me apalearon, pisotearon, reventaron y arrancaron pedazos de mi, de quien yo era, luego los metieron en una trituradora, le pusieron un lazo a la mayor idiota y crédula del mundo y lo vertieron a un contenedor de basura con una nota que ponía, “por gilipollas”. Mi 2012 fue cojonudo.

Sobrevives, no te mueres créeme. Si aprecias tu vida y la de los seres que de verdad te aman, tu salvavidas aparece para devolverte a la superficie, como si la vida se reservase un par de alas de repuesto para cuando estés de nuevo listo para volar.

De vuelta a casa con mi familia, con el corazón roto, un despido y un aborto que nunca elegí, así volvía a casa.

Me pasaba el día entero en mi habitación, persiana hasta abajo, tapada hasta la cabeza y gruñendo del modo mas dañino que podía a cualquier ser que osase abrir la puerta. 2012 fue la hostia.

Dañamos a quienes mas amamos y ni siquiera nos damos cuenta. Los primeros a nosotros mismos.

Pero siempre terminará llegando el día, el gran día. No se si es una especie de rendición o un nivel superior a la mayor de la desesperación o hundimiento conocidos, pero llega el día en el que dices: ¡se acabó!.

Ese día quise mirarme en el espejo y lo hice, me costó encontrarme, pero aún estaba ahí, aún era capaz de escuchar a esa personita que gritaba a través de mis ojos pidiendo salir de nuevo, salir a vivir la vida que me estaba perdiendo por no tener el par de… narices de enfrentar la vida, con lo que hubiese que hacerlo.

Dicen que para encontrarse a veces necesitas perderte antes y yo decidí hacerlo en Oxford, allí os aseguro que volví a nacer.

Y se que llegados a este punto del texto quizás queráis saber mas, tal ve os pica algo la curiosidad sobre que podía pintar yo en Oxford en enero del 2013 con una enorme maleta roja, sin entender ni papa de inglés y con unas libras en el bolsillo, pero eso es otra historia amigos.

Hoy quiero que os quedéis con el mensaje único de que si te sientes caer, o ya llegaste al fondo de tu pozo, sonríe, estás a puntito de dar ese salto, quizás sea el paso mas difícil, el que mas cuesta, yo lo veo como una pequeña prueba de fe de quien está dispuesto a sacudirse el polvo cuantas veces hagan faltan para seguir el camino hacía la vida que siente merecer. No he dicho en ningún momento sobre estas líneas que fuese fácil, pero joder, me devolvió a la vida y tan solo por eso mereció la pena saltar y encontrarme con aquello que me estaba esperando.

Grandísimas personas os podría nombrar en esta historia, que me ayudaron o dieron luz, el responsable que me dio el empujoncito, me mando un video cortito y sencillo, lleno de dibujitos, pero con un mensaje claro, las grandes cosas pasan mas allá del miedo.

Te toca…

¿Te atreves a soñar?

Escrito por

Creadora y vividora en www.Lolatelocuenta.com y @lolasroom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s